viernes, 26 de diciembre de 2008

Sorteo Mis Maricuchis

Todavía estáis a tiempo. Si os animáis apuntaos (http://mismaricuchis.blogspot.com/) y ya de paso disfrutad de esta otra gran artista.
Besos.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Tiempo de soñar... la Navidad


Luces en la noche. Cascadas de colores estáticas en el cielo, a medio camino entre las estrellas y tú. Sonrisas, esperanza, tristezas, añoranza, sentimientos efervescentes mezclados sin querer. Voces infantiles que dan vida en la sombra, gente, autómatas, marabunta en las calles, ríos de vida. Buenas intenciones, extraordinarias acciones, ilusión en la sonrisa de un niño; soñar...

P.D. Estaría bien que los pensamientos positivos se extrapolaran a los once meses del año restantes, y que la magia de algunos inundara la desazón de otros. Estaría bien...

lunes, 22 de diciembre de 2008

Música por descubrir

Hay veces que cuando vemos un anuncio nos fijamos más en la música (como es mi caso ahora), o en el formato, más que en lo que anuncia.
Es es caso del anuncio de la colonia Chloe.

Para muestra un botón




P.D. Josextu, a ver si me pillas el disquito. ;-)

domingo, 21 de diciembre de 2008

Un combate perdido (escrito por Arturo Pérez Reverte)


He leído esta mañana un artículo de Arturo Pérez Reverte en el Semanal XL que me ha calado. Normalmente me gusta cómo escribe, y lo incisivo de sus comentarios, y como quiero compartirlo con aquellos que no lo han leído aún, copio y pego tal y como aparece en el formato digital.
Sic. "No es preciso recorrer campos de batalla. Hay combates callados, insignificantes en apariencia, que marcan como la más dramática experiencia. El episodio que quiero contarles hoy no está en los libros de Historia. Es humilde. Doméstico. Pero trata de un combate perdido y de la melancolía singular que deja, como rastro, cualquier aventura lúcida. Empieza en el césped de un jardín, cuando el protagonista de esta historia encuentra, junto a su casa, un polluelo de gorrión. Ya tiene plumas pero aún no puede volar. Lo intenta desesperadamente, dando saltos en el suelo. Observándolo, Jesús –lo llamaremos Jesús, por llamarlo de alguna forma– se esfuerza en recordar lo poquísimo que conoce de pájaros: si los padres tienen alguna posibilidad de salvar al polluelo y si éste acabará por remontar el vuelo, de regreso al nido. La Naturaleza es sabia, se dice, pero también cruel. Cualquiera sabe que muchos pajarillos jóvenes y torpes caen de los nidos y mueren. Un detalle importante: a Jesús lo acompaña su perro. El fiel cánido está allí, mirando al polluelo con las orejas tiesas, la cabeza ladeada y una mirada de intensa curiosidad. Como todos los que tienen perro y saben tenerlo, Jesús no puede permanecer impasible ante la suerte de un animal desvalido. Tampoco puede irse por las buenas, dejando a aquella diminuta criatura saltando desesperada de un lado a otro. No, desde luego, después de haber visto crecer al perro, de leer en su mirada tanta lealtad e inteligencia. No después de haber comprendido, gracias a esos ojos oscuros y esa trufa húmeda, que cada ser vivo ama, sufre y llora a su manera. Así que Jesús busca entre los árboles, mirando hacia arriba por si encuentra el nido y puede subir hasta él con el polluelo. Pronto comprende que no hay nada que hacer. Pero la idea de dejarlo allí, a merced de un gato hambriento, no le gusta. Así que lo coge, al fin, arropándolo en el bolsillo del chaquetón. Y se lo lleva. En casa, lo mejor que puede, con una caja de cartón y retales de manta vieja, Jesús le hace al polluelo un nido en la terraza que da al jardín. Y al poco rato, de una forma que parece milagrosa, los padres del pajarito revolotean por allí, haciendo viajes para darle de comer. Todo parece resuelto; pero otros pájaros más grandes, negros, siniestros, con intenciones distintas, empiezan también a merodear cerca. No hay más remedio que cubrir el nido con una rejilla protectora, pero eso impide a los padres alimentar al gorrioncito. Jesús sale a la calle, va a una tienda de mascotas, compra una papilla especial para polluelos e intenta alimentarlo por su cuenta; pero el animalillo asustado, temblando, trata de huir y pía para llamar a los suyos, rechazando el alimento. Eso parte el alma. Jesús, impotente, comprende que de esa manera el polluelo está condenado. Al fin decide buscar en Internet, y para su sorpresa descubre que hay foros específicos con cientos de consejos de personas enfrentadas a situaciones semejantes. Siguiéndolos, Jesús da calor al polluelo entre las manos mientras le administra la papilla gota a gota, con una jeringuilla; hasta que, extenuado por el miedo y la debilidad, el gorrioncito se queda dormido entre los retales de manta. Quizás al día siguiente ya pueda volar. De vez en cuando, tal como ha leído que debe hacer, Jesús se acerca con cautela y silba bajito y suave, para que el animalito se familiarice con él. Hasta que al fin, a la cuarta o quinta vez, éste pía y abre los ojillos, con una mirada que pone un nudo en la garganta. Una mirada que traspasa. Jesús no sabe qué grado de conciencia real puede tener un pajarito diminuto; sin embargo, lo que lee en esa mirada –tristeza, miedo, indefensión– le recuerda a su perro cuando era un cachorrillo, las noches de lloriqueo asustado, buscando el abrazo y el calor del amo. También le trae recuerdos vagos de sí mismo. Del niño que fue alguna vez, en otro tiempo. De las manos que le dieron calor y de las aves negras que siempre rondan cerca, listas para devorar. Por la mañana, el gorrioncito ha muerto. Jesús contempla el cuerpecillo mientras se pregunta en qué se equivocó, y también para qué diablos sirven tres mil años de supuesta civilización que no lo prepara a uno, de forma adecuada, para una situación sencilla como ésta. Tan común y natural. Para la rutinaria desgracia, agonía y muerte de un humilde polluelo de gorrión, en un mundo donde las reglas implacables de la Naturaleza arrasan ciudades, barren orillas, hunden barcos, derriban aviones, trituran cada día, indiferentes, a miles de seres humanos. Entonces Jesús se pone a llorar sin consuelo, como una criatura. A sus años. Llora por el pajarillo, por el perro, por sí mismo. Por el polluelo de gorrión que alguna vez fue. O que todos fuimos. Por el lugar frío y peligroso donde, tarde o temprano, quedamos desamparados al caer del nido."


Por Arturo Pérez Reverte

martes, 9 de diciembre de 2008

Copos De Nieve Sobre Wivenhoe de José Emilio Pacheco


Entrecruzados caen, se aglomeran y un segundo después se han dispersado. Caen y dejan caer a la caída. Inmateriales astros intangibles; infinitos, planetas en desplome.

domingo, 30 de noviembre de 2008

La vida es Química

martes, 25 de noviembre de 2008

Me siento desnuda... ante la moda

¿Para cuándo mujeres reales?

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Oculta tras la nariz, máscara de payaso


Sonrisa forzada
Mueca imperfecta
Coraza de hierro
Mentira, todo mentira

Silencio, después un golpe
Se abre el telón y aparece
Asoma impetuoso
Solicita audiencia, reclama atención

Mira a un lado y a otro
Todo el mundo observa
No es el momento
Mejor después

Aun así aparece
Quiere salir
Míralo en las cortinas de tus ojos
La pared se rompe

Ida sin vuelta
Camino sin retorno
Escudo incompetente
El alud…

Descubrimiento
Oscuridad a la luz
Indefensión, miedo, ira
Te han descubierto
Te conocen

martes, 28 de octubre de 2008

Trocitos de felicidad



Dicen que nadie es feliz siempre. También dicen que nadie conoce lo feliz que es hasta que deja de serlo. Yo además tengo otra teoría adicional. Os hablo de lo que he bautizado como "trocitos de felicidad". Son instantes, momentos de alegría...que duran lo que un suspiro a veces. Otras son minutos que se estiran, y a veces hasta pueden compararse con fotografías. No porque se capten con lentes, claro que siempre hay que saber mirar para poder ver, y por tanto para plasmar... sino más bien que igual que una foto, se recoge con un "click", un segundo, un ratico atrapado en el tiempo...
Hoy caminando por la calle he vivido uno de esos trocitos de felicidad; ¿la mecha?, el frío, que por fin ha llegado... ¿el acelerante? el olor a castañas al fuego... ¿la sensación?, maravillosa.
Rodando por mi pensamiento como niños cuesta abajo que juegan sin pensar en el mañana, me han venido ideas simples, muy simples, optimistas, llenas de vida... más que ideas, sensaciones... ¿por qué no podemos parar el tiempo en esos instantes?...
O mejor; ¿por qué no podemos pararlo siempre que queramos?.
He comprobado entonces que no podemos ser felices, sino estar felices... a veces.
Es por ello que se cumplen las ideas/barra/pensamientos que cité al principio: "nadie es feliz siempre"; "nadie conoce lo feliz que es hasta que deja de serlo".
¿Por qué no buscamos entonces ese trocito de felicidad antes de que se lo lleve el viento, lo evapore el calor, o lo escondan los malos pensamientos?

miércoles, 8 de octubre de 2008

¿Y por qué Vetusta Morla?

¿Por qué me gusta este grupo?
Se trata de una incorporación reciente a mi ya variado de por sí, gusto musical.
Aunque los que me conocen saben que es amplio, también saben que me decanto por sonidos nuevos, caras distintas... y puedo ir desde Dyana Krall, pasando por Spandaw Ballet, Mademoiselle K, The Sunday Drivers, Mónica Molina, The Police... hasta la música más comercial del momento... pero para qué nombrar más grupos, porque es limitar lo ilimitable...soy una melómana de nacimiento.A lo que iba... que me despisto... estaba hablando de Vetusta Morla porque me transmite, las letras me hablan, y me parece fuerte, y con giros de voz y cambios de tono que me encantan.

domingo, 5 de octubre de 2008

Amanecer incierto


Historias se mueven,
rondan por tu cabeza.
De noche
las horas se pegan,
caminan despacio,
se dan la mano al andar.



Certezas, ideas, futuro, nostalgia.
Mañanas lejanos, tan cerca a la vez...
que duele mirarlos, molesta quererlos,
deseas que vengan y que no se acerquen también.

Minutos avispados
que han tomado relevo a las horas
y han adelantado el día.
El movimiento cesó.

Pensamiento limpio.
Día en blanco.
Papel ansioso por ser escrito,
tocado por las ideas.

Mejor al amanecer.
Sí, todo parece distinto.
La luz limpia las dudas
y entra donde hace un rato
parecía oscuro también.

¿Fué todo un sueño?

domingo, 21 de septiembre de 2008

Por qué me gustó... "Once"


Por qué me gustó "Once"...
Puede que sea por la historia en sí, una película de modesto presupuesto, que utilizando como vehículo la música de dos personas cuyas voces se acoplan como el agua del mar sobre la arena de la orilla al romper las olas, me dejó con una sonrisa al terminar de verla... Y porque cualquiera de los dos protagonistas puede ser alguno de los viandantes con los que nos cruzamos día a día, alguien del que no reparamos en su presencia.
Tal vez sea por la música, melódica, con fuerza, interpretada sólo con la voz, una guitarra y un piano, letras que dejan al descubierto el corazón del filme y consiguen que, no siendo un musical al uso, no estemos viendo ni un pastel, ni un drama de esos que nos hacen llorar y estar todo el rato con el corazón en un puño. O tal vez sea porque se desarrolla en Dublín, lugar que siempre me ha llamado la atención y que me gustaría visitar algún día... por su clima, sus calles, por su gente y su cultura... A lo mejor sólo me gustó porque cuenta con poco para decir mucho, y eso hoy en día es dificil de encontrar, en un cine comercial que quiere dar más de lo que puede, y que no transmite. La complicidad entre los protagonistas que se ponía de manifiesto en las miradas, eso... eso es más importante de lo que parece. Entonces... ¿te animas a verla?

Como aperitivo te dejo este vídeo con una de las mejores canciones, ganadora del Oscar en el presente año.



jueves, 7 de agosto de 2008

¿El futuro del planeta?

Para hacernos pensar...

video

lunes, 4 de agosto de 2008

Poeta en Nueva York


Recomendado... para el año que viene ya. Transgresor y espectacular. Pincha aquí para ver un pequeñísimo fragmento. Y para quien se anime "El Romancero Gitano". Una buena excusa para venir a Granada.

Pobres mascotas...


Hacía tiempo que no escribía, y realmente estoy muy cansada para soltarme como suelo hacer, pero sí que hay un tema que me ronda la cabeza... y en verano más todavía. Son las mascotas... las mascotas y el verano, que contradicción ¿no?. Igual parece un tema superficial, pero buscad en el fondo... más allá de lo que escribo. Lo que vengo a decir, lo hago por experiencia propia, ya que tengo una perrita, y antes tuve un conejito belier. Y es que tanto hablar, tanto decir que no se abandonen las mascotas en verano, y ¿qué facilidades dan para que los que las tenemos podamos viajar o ir a sitios y llevar con nosotros a nuestros adorados pequeñines? Por ejemplo, no tienes carné de conducir, o no dispones de vehículo propio... en autocar... no te dejan llevar animales, a no ser que vayan en transportines, y según el conductor, me dijeron que igual debía de ser con el equipaje... de todas formas mi perrita, que es tranquila, si la llevo en brazos va dormidita, pero en el transportín se pone nerviosa y llora... ya no puedo utilizar este medio de transporte... y para qué mencionar el transporte urbano... ahí ni pienses por un momento que puedes entrar... a mí ya me han dicho que por lo general no, ni aunque era un cachorro que dormía en una caja de zapatos de la que sobraba la mitad... Y las playas... vale que no está bien que estén sueltos (porque molestan, y respeto a la gente a la que no les gustan, o le dan miedo), pero si están sujetos, y se vigilan, si no hacen nada... qué más da... (empezando con que a menudo son mas cochinos, o dan más asquito, algunos humanos que un perrito por las cosas asquerosas que he llegado a ver hacer). Y los hoteles... pues los hay, pero son pocos y caros... (si alguien piensa que los hay baratos y muchos, por favor, que me lo diga...). Y en general, es complicado estar con tu mascota, e ir de vacaciones al mismo tiempo... qué opináis. A mí por ahora, plin, y yo seguiré con mi Lunita, una perrita que es un amor, veraneando donde quiera... perdón... tenía que haber dicho donde me permitan... y es que ¿dónde queda eso del mejor amigo del hombre? Supongo que para gusto los colores, pero muchas veces he pensado en la famosa frase... "cuanto más conozco a los hombres (entiéndase por hombres no sólo el género masculino), más quiero a mi perro..."


Editada: noticia publicada en Ideal Granada el 11/08/2008. Sic. "
Catorce perros abandonados y recogidos por la asociación El Refugio recorrerán la costa española junto a voluntarios de esta organización para reivindicar el derecho de los canes a entrar en las playas junto a sus amos.

El presidente de El Refugio, Nacho Paunero, ha pedido a las administraciones locales donde existe playa, así como al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que se habiliten en la costa zonas especiales donde las mascotas puedan entrar para darse un baño sin necesidad de molestar a otros usuarios.

«Hay que tomar medidas urgentes, porque entrar en la playa con un perro está más perseguido que tirar basura o colillas, cuando más del 50% de las familias españolas comparten su vida con un animal de compañía», considera Paunero.

Encuesta

También ha recordado que en la mayoría de los países europeos no está vetado el acceso canino a la costa ni, en general, a una gran cantidad de espacios públicos donde en España es imposible llevar a las mascotas.

Según una encuesta realizada por la empresa Ikerfell para la organización, el 53% de los españoles está de acuerdo en que los animales puedan entrar en lugares públicos, mientras que en el 100% de las playas están prohibidos los canes."

http://www.ideal.es/granada/20080811/sociedad/reivindican-derecho-perros-entrar-20080811.html

jueves, 29 de mayo de 2008

Magnetismo


Hoy voy a hablar acerca del “ángel” de las personas. En la vida uno se cruza con gente que en ocasiones te sorprende. Tienen ese encanto desconocido que te magnetiza. Ese aire cañí, esa rareza que te llama la atención, ese gusto por lo distinto… son así, y se sienten orgullosos de serlo… y por eso me gustan. Eso se llama personalidad… Ese… no se por qué me cae bien, pero es así. Se qué existen conexiones en el universo (y no me pongo trascendental, pero que estamos conectados con determinadas personas, es cierto)… esas casualidades, encuentros, acciones… incluso actitudes. Miradas limpias, silencios que hablan, gestos, y esa esencia en el aire que sólo tú notas. Porque a diferencia del amor, el magnetismo no suele ser mutuo. Tú lo notas. Esa persona igual lo nota con otra. Cosas de la vida. A la mente se me vienen un montón de ellas hacia las que he sentido esa semejanza, en algún momento, que incluso me ha llegado a doler la ausencia de notar que hay alguien tan parecido a mí y tan distinto, alguien con quien parece que has vivido toda la vida, alguien que sin conocerte, tú conoces.

Algunas de esas personas se convierten en algo importante en tu vida… en tu pareja (así apareció en mi vida por casualidad quedándose de este modo), tu mejor amigo, tu confidente de secretos. Otras no… ves como pasan... y es una lástima porque se van con el aire…

domingo, 18 de mayo de 2008

Patios de Córdoba


Después de Granada, Córdoba es la ciudad andaluza que más me gusta. Pasamos unos días allí viendo sus patios, disfrutando de sus calles, de los amigos, de los cuñis en Lucena... y de nuestra propia compañía. Corto, pero ya se sabe; lo bueno si breve...

domingo, 4 de mayo de 2008

El problema de los fosfoyesos



Hacía tiempo que conocía del tema, pero el otro día leí en el blog del Hormigo una entrada que me refrescó la memoria. Conozco algo del tema, pero para ser fiel a la verdad, prefiero poneros un enlace que os informará de forma mucho más precisa y veraz. Pincha aquí: Mesa de la Ría

sábado, 19 de abril de 2008

Festival Internacional de Jóvenes Realizadores


Ayer estuvimos en la sesión "Jóvenes autores de Granada" del XV Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Granada. La verdad, yo pensaba que dos horas sería demasiado para cortos que no sabes por dónde saldrán, pero me quedé sorprendida. Gratamente sorprendida. Porque de los 12 cortos expuestos, salvo dos que no me gustaron nada el resto valían la pena. Unos eran positivos, optimistas; otros relataban el devenir cotidiano de la gente de a pie; alguno (que no llegué a entender), parecían querer esconder algo en los colores, las expresiones de los rostros de los actores, o las palabras sin sentido... pero yo no supe leer entre líneas. Los espectadores se veían entregados desde el principio, y el ambiente era inmejorable (al igual que la compañía...). Al final se hizo una votación para elegir el mejor de los doce.
Sin ánimo de aburrir, voy a citar brevemente cada uno de ellos:
EL ROSARIO DE LA AURORA (de Iván Lara); el primero que ví, y el que pensé votaría al final de todo. Me gustó la luz del ambiente, la ironía en las palabras de las actrices, lo cañí del vestuario, y las actuaciones de María Barranco y María Alfonsa Rosso, que hacía de su madre. Luego comprobé que algunos me parecían igual de buenos. De ahí mi decisión final que fue elegir entre los que me gustó, al azar. (pincha aquí para ver)
MANERAS DE GUARDAR UN MIRLO (de Ignacio Guarderas Merlo); en una palabra: raro.
Como parecía rodado en el Albayzin, pensé que tendría un transfondo interesante... pero no lo entendí. Un círculo inacabable me pareció. (pincha aquí para ver)
ERROR DE IMPRENTA (de Jesús Fernández Rodríguez y CIA); este corto me pareció cómico e interesante, aunque un poco previsible... casi de mis favoritos. (pincha aquí para ver)
EL ENEMIGO (de Juan Manuel Sánchez Cervantes); corto de animación. Me gustó bastante. Simpático podría definirlo. La ilustración muy buena, y la moraleja certera... el hombre cuando busca al enemigo lo encuentra aunque tal enemigo no exista. (pincha aquí para ver)
CALIPTRA (de Fernándo Clemente Pérez); Sangre y locura... experimental... sin palabras. (pincha aquí para ver)
HUÉRFANOS DEL VIENTO (de Josué David Moreno Cabrero); documental, más largo de lo que acostumbra un corto, pero que se hace corto, al contrario de lo que me pasó con otros. Los personajes que hablaban en el documental interesaban. Creo que es bueno, muy bueno. (pincha aquí para ver)
FLORES DE INVIERNO (de David Eating); historia creíble pero que parece necesitar más tiempo para contar lo que quiere. Acelerada, real y cierta. (pincha aquí para ver)
GEO (de Isabel García Martínez); breve y curiosa. (pincha aquí para ver)
ALMA CAUTIVA (de Álex Gómez); Colores, formas, abstracta... rara, también experimental. No me gustó. (pincha aquí para ver)
ZAPATITOS (de Pablo Rojas); Corto algo típico. En mi opinión (humilde), cae un poco en la sensiblería y eso es lo que no me convenció. Todo lo daba demasiado mascado. Le faltaba un punto... y me dejó algo indiferente... Quizá no la supe ver. No obstante la calificaría ni frío ni calor. (pincha aquí para ver)
EL DÍA DE SAN JUAN (de Ignacio Guarderas Merlo); olas, dos personas y pon la historia que quieras... creo que no capté la idea... no lo entendí. (pincha aquí para ver)
LORCA RELOAD (de Manuel Soubiés); me transmitió agobio, caos y pesimismo. Tampoco lo comprendí, pero no se si habría algo que entender... (pincha aquí para ver)

En fin, dicho lo dicho, creo que la valoración es muy positiva en general, y recomiendo que si ya no a esta, asistáis a la siguiente edición. Quien salga ganador, felicitado queda, porque me guste más o menos, el mérito no se le puede quitar a ninguno. Llegar ahí ya es premio.

domingo, 6 de abril de 2008

Hay Festival... una buena elección


Versos como estos sólo necesitan ser leídos para dotarles de música:

Cuando busco el verano en un sueño vacío,
cuando te quema el frío si me coges la mano,
cuando la luz cansada tiene sombras de ayer,
cuando el amanecer es otra noche helada,

cuando juego mi suerte al verso que no escribo,
cuando sólo recibo noticias de la muerte,
cuando corta la espada de lo que ya no existe,
cuando deshojo el triste racimo de la nada.

Sólo puedo pedirte que me esperes
al otro lado de la nube negra,
allá donde no quedan mercaderes
que venden soledades de ginebra.

Al otro lado de los apagones,
al otro lado de la luna en quiebra,
allá donde se escriben las canciones
con humo blanco de la nube negra.

Cuando siento piedad por sentir lo que siento,
cuando no sopla el viento en ninguna ciudad,
cuando ya no se ama ni lo que se celebra,
cuando la nube negra se acomoda en mi cama,

cuando despierto y voto por el miedo de hoy,
cuando soy lo que soy en un espejo roto,
cuando cierro la casa porque me siento herido,
cuando es tiempo perdido preguntarme qué pasa.

Sólo puedo pedirte que me esperes
al otro lado de la nube negra,
allá donde no quedan mercaderes
que venden soledades de ginebra.

Al otro lado de los apagones,
al otro lado de la luna en quiebra,
allá donde se escriben las canciones
con humo blanco de la nube negra.


jueves, 3 de abril de 2008

Sólo soy una persona...


Hoy pienso... hay que echarle coraje a la vida... ¿Seguro? Sí, seguro - me respondo. Hay que echarle "narices" al pasar de las horas. Porque como en una montaña rusa, la vida unas veces te eleva y otras te lleva a gran velocidad por pendientes que no puedes sortear de ningún modo...

Y es que vengo a hablar de buenos, de malos, de no tan buenos y de no tan malos... de cómo las circunstancias te pueden llegar a aprisionar, de cómo pueden aparecer obstáculos en el tiempo, que te duelen, te golpean y que debes aprender a soportar. Obstáculos que son personas, obstáculos que son situaciones, obstáculos que te superan y que has de aprender a superar tú... y es que es fácil dar con ellos; delimitan tu camino, te guían y te dicen hacia dónde puedes ir y hacia dónde no. Son límites que nos limitan. ¡Qué se limiten ellos mismos! - me digo.

Que sí, que te hacen más fuerte (o no)... pero a qué precio... Merece la pena olvidarlos. Los escondes en lo más profundo de tu mente, y a pesar de ello el día menos pensado asoman en tus pensamientos, y te odias... te odias por haberte dejado llevar por ellos... malditos que aparecen cuando más daño pueden hacerte... A pesar de verlos venir en ocasiones, te hieren igual o más… porque sólo los ves tú… sólo son para ti… te hacen caer río abajo, con una botella que en su interior lleva un mensaje. Un mensaje que dice: S.O.S.

Pero qué ocurre… sólo los fuertes lo consiguen… Ser fuerte o aparentarlo, ser débil o parecerlo, ser alegre o estar alegre… Lo importante, hacer felices a los demás… pero qué bien sienta… ¿por qué a tantos les gusta hacer lo contrario?.

Las olas del mar erosionan las rocas de igual modo… por qué iba a ser yo más fuerte que una roca si sólo soy una persona…

jueves, 27 de marzo de 2008

Luna y Chica: chocolate con leche... manchada. Mofly: el bombón.

viernes, 21 de marzo de 2008

Igualdad; por Bárbara Alpuente


Creo que, tras todos estos años de reivindicaciones e injusticias sociales, por fin las mujeres podemos decir que nos estamos acercando a esa perseguida y merecida igualdad de sexos. Quizá no la hayamos alcanzado en su totalidad, pero, desde luego, hay varios elementos en los que ya se puede percibir que el rumbo ha comenzado a cambiar. Empecé a reflexionar sobre este tema hace un par de meses, viendo en televisión un breve reportaje sobre los candidatos a Mister España. (Venga, Bárbara, piensa rápido en una buena excusa para que tus lectores no sepan que te encontrabas viendo sola la gala de Mister España un viernes por la noche.) Total, que estaba yo haciendo zapping mientras esperaba a que empezara una película documental coreana en blanco y negro de los años 70 sin apenas diálogos, cuando vi a una reportera muy dicharachera, ocurrente y pizpireta (no tengo más sinónimos) entrevistando a los candidatos. Ella, muy resuelta, entre risas y comentarios de lo más chistosos, iba bajando el bañador a varios de ellos para verles el culo y, ya de paso, enseñárselo a la cámara. Los chicos, visiblemente incómodos, acababan entrando al trapo, porque pensarían que se trata sólo de un concurso, un entretenido juego televisado donde todo es muy divertido y espontáneo. Los presentadores, desde plató, animaban enérgicamente a la reportera en su labor periodística porque, al fin y al cabo, las víctimas eran hombres y estas cosas, por lo visto, nos hacen mucha gracia. Creo recordar que en esta misma situación a la inversa podríamos estar hablando de acoso sexual, pero en este caso lo vamos a llamar simplemente recursos periodísitcos cachondos. También he visto un anuncio en el que un mayordomo pasa por delante de las dueñas de la casa y una de ellas, insinuante, le da una palmada en el culo para que éste se ponga a trabajar. Él las mira perplejo y ellas ríen en su cara, porque el chascarillo lo merece y es todo muy gracioso en las tareas del hogar, sobre todo para el joven y sumiso mayordomo. En el caso contrario, de nuevo, estaríamos hablando de acoso sexual, pero en esta ocasión vamos a darle el nombre de trato afectuoso y relajado con el personal doméstico. Y, últimamente, veo a menudo algunas secuencias en series de televisión en las que ellas les contestan a ellos a bofetadas, tras escuchar algo por lo que se sienten contrariadas. A la inversa estaríamos hablando de violencia machista y todas pondríamos el grito en el cielo, pero en este caso lo vamos a llamar arrebato hormonal justificado. Y doto esto sin que se abra ningún tipo de debate acerca del tema, porque los hombres están tan avergonzados con su trayectoria histórica que ahora no se atreven a levantar la voz. Así que, lógicamente, estoy muy contenta, porque es cierto que estamos consiguiendo la igualdad de género. Yo, ingenua de mi, suponía que se trataba de conseguir la igualdad apuntando hacia arriba, pero no, se trata de igualar apuntando hacia abajo. Pues qué queréis que os diga, a mí esto más que igualdad me suena a venganza (sic).

jueves, 20 de marzo de 2008

El granaíno...

UN diálogo entre dos granadinos que se encuentra en el Paseo de la Bomba introduce al 'Diccionario del habla granaína' que ha escrito Alfredo Leyva y que ha editado la editorial Almuzara. Atiendan lo que dicen estos dos hombres.

-¿Hombre, Joseíco, cuánto tiempo sin verte! T'ah quedao mu seco. M'acuerdo que la úrtima veh que te vi ehtabah rebolondo.

-¿Cagonlavín, Juanillo! ¿aónde pollah vah?

-Poh na, que vengo de orilla der fielato de haséh un mandaíllo.

-¿Vamoh a tomarnoh argo a las Titah?

-Poh vamos

-¿Maehtro!, yo quiero una servesa y una perdíh.

-A mí me poneh un pulevín de fresa.

-¿Eso te vah a tomáh a ehtah horah?

-Güeno, porme un follasah.

-¿Cuchi... tieneh un bulanico en er saquito!

-Poh ya mequitao saíh ehta mañana

-¿Lavín, que calorín hase!, como no venga pronto la servesa le voy a dah una bocaná ar pipote que lo voy a deháh temblando

-¿Y si noh vamoh sin pagáh recordando loh viehoh tiempoh?

-¿No tieneh rileh!

-Eh broma, ya no ehtamoh pa esah folletáh.

-¿T'acuerdah cuando éramoh chaveah, y noh fuimoh sin pagáh en er Corpuh?

-Sí, de la caseta e l'arsina, m'acuerdo que te subihteh a cucurumbillo y salihteh echando hohtiah y trompesahteh con un cauchil.

-Sí, menúo zepazo, me di un calamonaso y me salió un tolano der copón.

-Y cuando hisimoh rabona y noh alargamoh a loh billareh de la calle der pino.

-Claro que m'acuerdo, ¿había un follaero hente! Le dihimoh al encargan que noh fiara la partía, que íbamoh por dinero y vorvíamoh en una volá.

-Sí, y se queó ehperando.

-Ahelico, toavía siento regomello.

-Abín que no te lo dihe.

-Poh toavía m'acuerdo, eah.

-Güeno, no seah agarrao y paga la conviá.

-La voy a pagáh pa que no me digah que soy un engurruñío. ¿Vallamoh a pollillah!

Tarea laboriosa

Alfredo Leyva, el autor del 'Diccionario del habla granaína', una compilación de voces, dichos populares y frases célebres, ha estado varios años recopilando términos y palabras que ha oído desde su niñez. «Este ha sido un trabajo realmente gratificante y divertido, pero también muy laborioso. Iba a un sitio y me ponía a escuchar y recordar todas esas palabras que nos caracteriza». Alfredo nació en Granada y es funcionario en la Agencia Andaluza del Agua. Antes fue funcionario de Correos y Telégrafos. Debido a su profesión, ha vivido en Córdoba, Barcelona, Ceuta y Málaga, donde reside actualmente. «Pero me tira mucho mi tierra. Soy enfermizo de Granada». Dice que sus visitas a la capital de la Alhambra son muy frecuentes, bien para visitar a toda su familia o bien de incógnito, porque de vez en cuando necesita respirar el aire de Granada. «Hay veces que vengo por la mañana, me voy por ejemplo a visitar un monumento o pasear por las calles y me vuelvo a Málaga por la tarde. Cuando vengo a Granada necesito incluso meterme tanto en ella que pido una puleva con una maritoñi o una cerveza Alhambra», dice con tono de humor.

Humor

Y humor es precisamente lo que le sobra a este libro. No es sólo un diccionario al uso de nuestro lenguaje, sino que tiene explicaciones que invitan a la risa. Un ejemplo de la palabra 'Daleao: De lao, torsío: por ehem, «esa paéh ta salío mah daleá que la muralla China. Arréglala anteh que hosique por aquí el encargado la obra y te ponga como un guiñapo». Así todas las definiciones.

Alfredo Leya nació hace 50 años en la céntrica calle Duende. Por el barrio Fígares, San Antón y Puerta Real pasó gran parte de su infancia y adolescencia. A modo de magdalena de Marcel Proust, cualquier expresión granadina que oye le traslada a su tierra cuando está en la distancia. Él deja claro que con este trabajo no pretende sentar cátedra, inventar un idioma y ni mucho menos «limpiar, fijar o dar esplendor» a la particular forma de hablar del granaíno, «solamente recoger las palabras de uso cotidiano del habla de Graná y, a mi manera, intentar representarlas de forma gráfica en la escritura, pues hablar, lo que se dice hablar, todos en Graná hablamos en granaíno en mayor o menor medida, pero escribimos en castellano».

El autor del Diccionario dice que los granadinos no debemos sentirnos acomplejados por nuestra forma de hablar. «Yo reivindico nuestra habla. No debemos sentirnos ni mejor ni peor que los catalanes o los vascos, por ejemplo. Nuestra forma de expresarnos es algo que nos identifica y, de alguna forma, por eso hay que estar orgulloso».

Alfredo dice que comenzó esta tarea de recoger términos y palabras granaínas como una diversión. «Al principio tenía quince o veinte. Poco a poco fue engordando el texto hasta que tuve muchas». El pasado año vio que la editorial Almuzara había publicado un diccionario del habla sevillana y otro del habla cordobesa, y se animó a enviar su texto a la citada editorial. «No tenía nada que perder. Mi sorpresa fue que enseguida me llamaron para decirme que sí y que me pasara por allí para firmar el contrato. Hasta ahora todo ha ido redondo. Es como un sueño».

Sentimiento

En el epílogo del libro, Alfredo dice que siempre ha tenido el sentimiento «de estar marcado por el 'duende' de esta Granada en la que nació, a orillas del Darro sepultado por el urbanismo, a pocos metros de su encuentro con el Genil. Por avatares de la vida, abandoné Granada hace ya demasiados años. A partir de ese momento, dejé de vivirla físicamente, convirtiéndome en un 'exiliado sentimental', aunque no he dejado de mantener mi relación con ella en citas íntimas y reuniones familiares». Dice igualmente que su cercanía es leve, pero que su contacto mental permanece inmutable. «Esto hace que en Málaga me llamen 'el granaíno' y en Granada el malagueño. Ante esta situación, no he tenido más remedio que zanjar el dislate creando una palabra: digamos que soy 'granagueño', o sea, que tengo un pie en Granada y otro en Málaga. Más o menos en Loja están suspendidas mis...emociones».

Cuenta Alfredo que hay veces que está en Málaga y que tiene que traducir términos granadinos que allí no se conocen. Y viceversa. «El otro día paré en un bar cerca de Moraleda de Zafayona y pedí un bollo pequeño. Se lo estaba señalando al camarero cuando este me dijo: Usted lo que quiere es un 'pitufo'. Yo sabía que en Málaga y en algunas partes de Granada a estos bollos se les llama así, pero yo no los pedí con ese nombre por si el camarero no me entendía. Eso me pasa mucho. Cuando estoy por Madrid o Barcelona estoy tentado de pedir en un bar un 'pulevín de fresa', pero me expongo a que el camarero se quede flipando», dice Alfredo, que también reivindicar el humor con su diccionario.

Artículo de Andrés Cárdenas en IDEAL

viernes, 7 de marzo de 2008

Belleza


Belleza lo que ví, y belleza con quien lo ví...

domingo, 10 de febrero de 2008

Por qué me gustó "Sweeney Todd"


Ayer vi Sweeney Todd: el barbero demoníaco de la calle Fleet, de Tim Burton, que es una adaptación al cine del musical del mismo nombre de Stephen Sondheim y Hugh Wheeler. Y la verdad es que no me esperaba que me gustara por lo de sangrienta, pero mi idea cambió nada más comenzar a cantar la primera estrofa... Entonces...por qué me gustó...
En primer lugar, el decorado de fantasía gótica que rodea a los protagonistas, te introduce automáticamente en el Londres que él nos quiere hacer ver, con calles lúgrubes y sucias en las que convive la opulencia y la miseria del mismo modo que lo hacen jueces y mendigos.
Luego, el papel de Johnny Depp (Benjamin Barker) está creado sólo y exclusivamente para él, y le va como anillo al dedo, ya que transmite toda la serenidad aparente, rabia contenida y pasión que requiere el personaje en cada instante; eso combinado con la excéntrica Helena Bonham Carter (Mrs. Lovett en el film) confiere a la pareja en torno a la que gira la historia, una sombra de locura al acecho con los pies en el suelo... algo muy especial y sobre todo distinto.

También es muy interesante verla en V.O. donde además de escuchar las canciones de la mano de sus protagonistas (que demuestran tener buena mano para ello), la cadencia de las voces en los pocos diálogos que prodiga la adaptación hacen convincente lo que dicen dando peso a lo visual de la fotografía.

Por último me gustó la salvaje ironía con la que flirtea el director al unir la barbería donde todo sucede con una "panadería" asumiendo que todo lo que viene del cielo acaba en el mundo terrenal.
Así que ya sabéis... ver o no ver... esa es la cuestión.

sábado, 2 de febrero de 2008

Arroz Gratis

El otro día leí acerca de una página web que se llama www.freerice.com
Y este es uno de los comentarios que cuelgo. Corto y pego: "Me ha parecido interesante la iniciativa del portal http://www.poverty.com llamada FreeRice http://www.freerice.com cuyo propósito es donar arroz cada vez que se acierta el sinónimo de una plabra inglesa, es decir: potenciar el aprendizaje de vocabulario inglés y contribuir a paliar la pobreza mundial dando arroz gratis que se financia con los sponsors de la propia web.

Astucia comercial al servicio de los pobres. Olé por ellos y su ingenio."

Y tú, qué opinas...

NO AL CIERRE DE WEBS

Se asomaron a este rincón...